Adquisición de pipas y reclutamiento de operadores ¿misión imposible?

En torno a las propuestas del Gobierno Federal de adquirir 500 pipas y reclutar conductores para su operación con el fin de agilizar el abasto de combustible en los estados más afectados, diversos expertos en materia de autotransporte han alzado la voz analizando la situación y ofreciendo su asesoría en torno a la dificultad de la empresa.

Uno de ellos fue Enrique González Muñoz, Presidente Nacional de CANACAR, quien señaló que el ser operador de autotransporte de carga se ha vuelto un oficio de alto riesgo, debido al incremento de la inseguridad en las carreteras y el nivel de violencia en los atracos -donde los hidrocarburos son el segundo producto más robado-, por lo que prefieren no arriesgarse.

 

Enrique González Muñoz es Presidente de CANACAR desde marzo de 2018.

 

Entrevistado por Ciro Gómez Leyva en su programa radiofónico “Por la mañana”, explicó que en nuestro país actualmente faltan 50 mil operadores, por un lado a causa de la falta de seguridad en los caminos, y por el otro, porque en la zona fronteriza con Estados Unidos, también se solicitan conductores, debido a que en el vecino país del norte hay un déficit de 200 mil choferes.

“Las empresas hemos trabajado mucho en arraigar a los operadores, dignificar el oficio, darles capacitación adicional a la que ya tienen, crear centros de capacitación; es muy difícil que un conductor que tiene su trabajo seguro se vaya a una empresa que todavía ni con los camiones cuenta” consideró el directivo de CANACAR.

 

Las empresas especializadas en el transporte de hidrocarburos afiliadas a CANACAR han hecho grandes esfuerzos por la profesionalización de sus operadores.

 

Autotanques: empezar desde cero

Por otro lado está la compra de las unidades. El costo aproximado de un autotanque de última generación, fabricado con aluminio especializado para el traslado de hidrocarburos y con todas las medidas de seguridad por su configuración de doble remolque puede alcanzar los 5 millones de pesos.

Asimismo, debe realizarse un programa de fabricación con las armadoras, porque los camiones deben cumplir con ciertas especificaciones que garanticen un óptimo desempeño en estas aplicaciones. Características como el tipo de diferencial, caballaje del motor, transmisión de mayor torque y reforzamiento de frenos ABS, son aspectos que no deben pasarse por alto en un vehículo doblemente articulado.

 

Los autotanques deben cumplir con rigurosas especificaciones para el transporte de hidrocarburos y sólo se fabrican por pedido.

 

“Vamos a pensar que las armadoras trabajen a marchas forzadas; en el caso de las 500 unidades que mencionaron, las estarían entregando dentro de tres o cuatro meses. El problema viene en la elaboración de autotanques; aunque se importen, normalmente no se fabrican para transportar hidrocarburos y tenerlos en stock, todos son bajo pedido”, advirtió González Muñoz.

El Presidente de CANACAR concluyó que esta estrategia puede pensarse para el largo plazo, por lo que reiteró que la solución para cubrir la contingencia es que las empresas especializadas en el transporte de hidrocarburos continúen con el abasto, que en algunas entidades a alcanzado hasta el 70 % por esta vía. (Redacción Autotransporte)

edición Autor