Nuevo acuerdo aéreo con EU beneficia a la aviación nacional

El nuevo acuerdo bilateral de servicios aéreos entre México y Estados Unidos, firmado el 18 de diciembre del 2015, será una referencia de que es posible abrir mercados en la actividad aeronáutica preservando y apoyando a la Industria nacional.

En efecto, el acuerdo recién signado por el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, y el secretario de Transporte de Estados Unidos de América, Anthony Foxx, culminó un cuidadoso y exhaustivo proceso, enmarcado en la visión aeronáutica del gobierno federal, que sienta las bases para el sano crecimiento de nuestra industria aeronáutica.

 El gobierno federal y las aerolíneas mexicanas construyeron juntos esta negociación, a partir de la solicitud de las propias aerolíneas, que pedían flexibilizar las limitaciones del acuerdo vigente.

Con el acuerdo nuevo, será la demanda de los usuarios la que determine el número de vuelos y de aerolíneas, lo que generará una competencia que redundará en mejores servicios y, eventualmente, en una mejoría en las tarifas.

Las llamadas quintas libertades, que permiten a las aerolíneas volar de una ciudad en una nación a una ciudad en la otra, y de ahí a un tercer país, no se modifican. Son las mismas que existen desde 1991.

En cuanto a la carga, la liberación de terceras, cuartas, quintas y séptimas libertades abre las puertas hacia mercados que pueden ser aprovechados por las empresas mexicanas y ayudar así a que se consoliden las redes logísticas al alcance de nuestra industria.

 Un punto digno a destacar es que, de manera paralela, se generaron las condiciones para que, sin que este acuerdo sea de cielos abiertos, puedan someterse a las autoridades de competencia de ambos países alianzas entre aerolíneas que serán evaluadas por sus méritos.

Visita algunas otras notas relacionadas:

edición Autor