Dürr construye una innovadora colaboración hombre- robot

Dürr suministra por primera vez una celda robotizada completa en forma de colaboración hombre-robot para la fabricación de automóviles. En ella, hombres y robots trabajan en el montaje final mano a mano sin estar separados por dispositivos de protección. La innovadora solución de colaboración hombre-robot aumenta la calidad de las juntas de los depósitos de combustible adheridas, además de ahorrar tiempo y reducir los costos por pieza.

Los robots cada vez tienen mayor presencia en la producción de automóviles. Además de los procesos de chapistería y pintura, los procesos de montaje final también se automatizan cada vez más. Así pues, las celdas robotizadas, que funcionan separadas por rejas protectoras, realizan trabajos recurrentes con la máxima precisión de repetición.

No obstante, una automatización completa del montaje final resulta complicada. Muchos procesos de trabajo requieren tareas complejas por parte de los operarios de montaje, en las que deben reaccionar continuamente a nuevas situaciones, actuando con la flexibilidad correspondiente. En este punto, la cooperación entre hombres y robots abre nuevas posibilidades.

Visita algunas otras notas relacionadas:

edición Author