Supera el número de vehículos importados usados a los nuevos en México

24 Feb 2014 ANPACT, ANTP, Armadoras, Asociaciones, CANACAR, Carga, Economía, Noticias, SAT, vehículos usados

La industria del autotransporte no sólo inició lento el 2014, sino que en enero se dio un grave fenómeno luego de que se importaran más vehículos usados de Estados Unidos que las unidades nuevas vendidas en el mercado nacional.

Ante esto, la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR), la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) brindaron una conferencia de prensa conjunta, para remarcar la urgencia de detener este problema antes de que se convierta en una tendencia, así como exhortar a todos los involucrados a tomar cartas en el asunto para incentivar el mercado doméstico y contribuir con la renovación vehicular que tanto requiere el país.

A las caídas en las ventas de enero de 2014 por un 20.4% en el mercado de menudeo y del 28.9% en el mercado de mayoreo, se le suma el crecimiento de la importación de vehículos usados de EU, ya que éstos ocupan un espectro que le correspondería a las unidades fabricadas en el país.

En enero se importaron 2 mil 211 vehículos usados de EU, mientras se colocaron tan sólo 2 mil 22 unidades nuevas en el mercado mexicano; lo cual demerita a la industria nacional. De acuerdo con Miguel Elizalde Lizarraga, presidente de la ANPACT, con estas cifras jamás se renovará el parque vehicular en México que ya se ubica en un promedio de 18.5 años de antigüedad.

En el año 2012 la relación de vehículos nuevos frente a los importados estaba en 10 a 3; en el 2013 se duplicó y por cada 10 nuevos se importaban 6 usados; en 2014 se revierte la tendencia y por cada 9 unidades nuevas se traen otras 10 usadas circulando en las carreteras mexicanas.

Esto quiere decir que de 2009 a 2013 el incremento de importación de usados es del 464%, “ninguna industria puede ser competitiva con niveles de este tipo”, señaló Miguel Elizalde.

Por parte de la CANACAR, su presidente nacional Roberto Díaz Ruiz, comentó que el organismo trabaja por la competitividad del sector y ha hecho propuestas claras para reducir la edad de la flota vehicular.

En tanto, Leonardo Gómez Vargas, director general de la ANTP, dijo que los socios buscan las mejores prácticas e impulsan una certificación para sus proveedores que cumplan con la legalidad en la prestación de sus servicios.

Luis Eduardo Lara, en la División de Auditoría de Comercio Exterior del SAT, informó un grupo de trabajo para verificar que la entrada de los vehículos usados sea conforme a la ley y en los casos que no lo sean retirarlos de circulación.

Y es que por más intenciones y acciones por parte de las asociaciones y usuarios del transporte, así como del Legislativo y del gobierno federal, hay otro aspecto que preocupa a la industria, del total de vehículos importados usados un 90% está ingresando al país vía amparo, por lo que no tienen que cumplir con las condiciones físico-mecánicas y aunque sean unidades viejas, inseguras, contaminantes, chatarra, están circulando en los caminos mexicanos en una competencia desleal.

Esto último recae en el Poder Judicial, el cual tiene que revocar los amparos que se hicieron por una vía ilegal o incorrecta.

Cabe recordar que a partir del 2009 por efectos del Tratado de Libre Comercio con América del Norte se abrieron las fronteras a la importación de vehículos usados; sin embargo, existen parámetros para esta importación, de acuerdo con el decreto del 24 de diciembre de 2008 en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se establecen las condiciones para la importación definitiva de vehículos usados, mismo que se modificó en 2010 y se prorrrogó en un par de ocasiones, vigente hasta el 31 de diciembre de 2014.

Los directivos de la industria coincidieron en señalar la urgencia de renovar la flota vehicular, detener el paso de la “chatarra” de EU hacia México, actualizar los estímulos del programa de chatarrización y desarrollar un trabajo integral entre los tres Poderes, los fabricantes, usuarios y gobiernos estatales para generar un marco de certidumbre para la industria del autotransporte, de lo contrario el país corre el riesgo de convertirse en un simple productor de vehículos para exportación con un mercado nacional pulverizado e ineficiente.

Comentarios

También te puede interesar esto