Volkswagen se encamina para ser una empresa climáticamente neutra

19 Feb 2021 Volkswagen

Volkswagen se comprometió con el Acuerdo de París y ya impulsa tecnologías de conducción y métodos de producción respetuosos con el medio ambiente. A nivel global, el Grupo Volkswagen comprometió a conseguir la neutralidad del balance de CO₂ para 2050.

El Grupo Volkswagen tiene la firme convicción de convertirse en el líder del mercado mundial de la movilidad eléctrica en los próximos años, por lo que está invirtiendo un total de 35 mil millones de euros para alcanzar este objetivo a finales de 2025. De ahí que, Volkswagen se encuentre electrificando su portafolio de productos en todos los segmentos.

En los próximos diez años, el Grupo pretende lanzar aproximadamente 70 modelos totalmente eléctricos para 2030. Una veintena de ellos ya se están fabricando y otros 50 se fabricarán posteriormente. Además, está previsto lanzar unos 60 autos híbridos de aquí a finales de la década, de los cuales más de la mitad ya se están fabricando. La empresa prevé la producción de unos 26 millones de vehículos totalmente eléctricos para 2030 y estima la producción de unos siete millones de vehículos híbridos en el mismo periodo.

Gamas altas con mucho espacio

La espina dorsal técnica y económica de la ofensiva eléctrica es la matriz modular de propulsión eléctrica (MEB). Alrededor de 19 millones de los vehículos eléctricos del Grupo previstos para 2030 se basan en la nueva plataforma eléctrica. La arquitectura del vehículo, especialmente diseñada para la propulsión eléctrica, ofrece una autonomía de hasta 550 kilómetros, mucho espacio interior y un rendimiento excepcional. «La MEB es un activo decisivo», dijo Frank Blome, Director de la Unidad de Negocio de Celdas de Batería de la Marca.

Como primer modelo eléctrico basado en el MEB, la marca Volkswagen lanzó el compacto ID.3. Tras él, se lanzó el primer SUV totalmente eléctrico: el ID.4. Ambos vehículos se entregan con balance neutro de CO₂. Volkswagen convertirá un total de ocho plantas para la producción de vehículos MEB para el 2022.

Pese a la pandemia de COVID-19, la oferta eléctrica del Grupo despertó un gran interés entre los clientes en 2020 y dio lugar a entregas de aproximadamente 231 mil 600 vehículos totalmente eléctricos, más del triple de los volúmenes entregados en 2019. Los híbridos enchufables también fueron muy populares entre los clientes, que compraron 190 mil 500 unidades (+175%). En Europa Occidental, la cuota de vehículos eléctricos se disparó hasta el 10.5% de las entregas totales (2019: 1.9%).

En 2020, Volkswagen incrementó sus ventas de vehículos eléctricos. Foto: Cortesía Volkswagen.

Asimismo, Volkswagen ofrece muchas posibilidades de cargar los vehículos con electricidad respetuosa con el medio ambiente. Para la recarga en casa, existe Volkswagen Naturstrom: por cada kilovatio-hora que el cliente consume, se inyecta en la red la misma cantidad de electricidad procedente de fuentes renovables, como la energía eólica, la energía solar o la energía hidroeléctrica. Actualmente, la mayor parte de la electricidad procede de centrales hidroeléctricas de Alemania, Austria y Suiza. Mientras durante trayectos, los clientes cargan con electricidad 100% verde en las estaciones de carga rápida de la empresa IONITY.

La planta de Zwickau es pionera

Además, el Grupo Volkswagen quiere reducir las emisiones de CO₂ en el proceso de producción en un 30% para 2030. El plan es aumentar la proporción de electricidad adquirida externamente que proviene de energías renovables paso a paso hasta el 100%. Volkswagen también sigue adelante con miles de proyectos de eficiencia energética en sus instalaciones de producción en todo el mundo.

La planta de vehículos eléctricos de Zwickau, Alemania, es una de las pioneras en este sentido: sólo utiliza electricidad de fuentes renovables certificada por Volkswagen Naturstrom. También cuenta con una planta de producción combinada de calor (CHP) que, a largo plazo, funcionará con gas neutro en emisiones de CO₂. Los edificios y los sistemas se optimizan continuamente para que sean más eficientes desde el punto de vista energético, por ejemplo, utilizando ventiladores y bombas con control de frecuencia. De este modo, se reducen las necesidades de electricidad, agua y calor.

La electricidad verde también se utiliza para la producción de celdas de batería de alto consumo energético en los proveedores. Desde el 1 de julio de 2019, Volkswagen también audita a sus proveedores según una calificación de sustentabilidad global.

En la transición hacia una economía neutra en CO₂ reside una gran oportunidad económica. «Con el objetivo estratégico de convertirse en el principal proveedor mundial de movilidad eléctrica, centrarse en la descarbonización consistente puede ser una fuerte ventaja competitiva», dijo Georg Kell, portavoz del Consejo asesor independiente de sustentabilidad de Volkswagen. «En cualquier caso, ofrece la mejor manera de marcar el rumbo de un camino conjunto hacia un futuro seguro y económicamente exitoso en un planeta en donde valga la pena vivir». (Redacción Autotransporte)

Producción del VW ID.4 en la planta de Zwickau. Foto: Cortesía Volkswagen.

Comentarios

También te puede interesar esto