Estrella Roja, 75 años de brillar en la México-Puebla

18 Jul 2020 Autobuses

Junto con los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, Estrella Roja forma parte del paisaje entre México y Puebla. La icónica línea de autobuses que conecta distintos puntos de la capital del país con la Angelópolis, Cholula y San Martín Texmelucan a través de varias modalidades de servicio, celebra 75 años de ofrecer movilidad innovadora y de calidad.

La Estrella comenzó a brillar un 18 de mayo de 1945, en respuesta a las necesidades de transporte de aquel momento. Por aquellos años, existía una concesión en la ruta Ciudad de México-Veracruz, donde Puebla era un punto intermedio. Si los poblanos querían trasladarse a la capital del país, debían esperar el autobús que venía del puerto, a reserva de que tuviera espacios disponibles.

Ante esta situación, un grupo de emprendedores poblanos decidió juntarse y, bajo la forma de Sociedad Cooperativa, ofrecer el servicio de transporte –concesionado por el gobierno federal– entre las dos ciudades, con una flota inicial de 20 autobuses que circulaban por la antigua carretera federal.

Desde entonces, el papel de Estrella Roja en la sociedad ha sido fomentar el comercio entre las dos metrópolis, así como acercar a profesionistas y a familiares de una ciudad a otra, que son las principales actividades de sus usuarios.

Estrella Roja inició operaciones con apenas 20 autobuses.

Los primeros viajes

Ya en 1952, la empresa se constituyó como Autobuses México-Puebla Estrella Roja S.A. de C.V., con 43 permisos y unidades. Luego de cinco años, construyó su propia terminal y edificio en el centro histórico de Puebla, además de contar con oficinas y encierro de autobuses. Asimismo, inició el servicio de envíos de paquetería privada entre México y Puebla, que se amplió a empresas y particulares.

En 1962 se inauguró la autopista México-Puebla, lo que significó una reducción considerable en los tiempos de traslado. Para este servicio, Estrella Roja adquirió una moderna flotilla de autobuses y un año después, ya contaba con 50 unidades. A la par del crecimiento de su flota, la calidad, puntualidad y seguridad de la empresa también mejoraba.

Para 1976 ya contaban con 191 autobuses. Un año después se estableció el Servicio Directo México-Puebla, que hasta ese momento había sido con paradas a lo largo del trayecto. Así, los pasajeros contaron con más opciones de viaje: Directo e Intermedio, por autopista y por federal. En 1985, se convertiría en la primera empresa en establecer un novedoso servicio entre Puebla y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El servicio Aeropuerto, innovador desde sus orígenes.

Innovación permanente

Tras la desregulación del autotransporte federal, Estrella Roja inició en 1991 el servicio de Primera Clase y en 1992, el de Lujo, dos nuevas modalidades que la catapultaron como la preferida de los usuarios en esta ruta, gracias a los modelos Mercedes-Benz O-371 y DINA Paradiso 1150 que integró a su flota.

El servicio Aeropuerto se consolidó y en 1993 se abrió un paradero en la Avenida 4 Poniente de Puebla, mismo que en 1996 se convirtió en un amplio punto de venta, modernizando sus instalaciones y con mayor número de salidas, hasta su cierre a principios de este año, en que la compañía concentró sus corridas en CAPU y Paseo Destino, novedoso concepto que conjuga terminal de autobuses y establecimientos comerciales en un mismo sitio.

En el 2000 y con el objetivo de mantenerse a la vanguardia, incorporó a su flotilla unidades Scania con carrocería Irizar Century. La tecnología europea de ambas marcas permitió brindar mayor seguridad, confort y confiabilidad a sus pasajeros. Un año después, atendiendo una solicitud del Gobierno de Puebla, la línea de autobuses puso en marcha un servicio de tour por la ciudad: Tranvía El Ángel, antecedente de City Tourister.

E-Bus ofrece un servicio más exclusivo entre México y Puebla.

El nuevo siglo y la diversificación

En 2002 nació la división de turismo, con una flotilla especial para renta de autobuses y creación de paquetes a destinos de diversión –Six Flags, Africam Safari, Teotihuacán, Kidzania y El Rollo– y traslados a espectáculos. Esta nueva área de negocios se consolidó en 2007 bajo la marca Tourister, junto con el servicio de paquetería y envíos, hoy con el nombre Dliver Express.

Por estos años, también afianzó un servicio que une destinos exclusivos de Puebla, con Paseo de la Reforma, Polanco, el World Trade Center y Santa Fe, en la Ciudad de México; se trata del Servicio Ejecutivo, que posteriormente evolucionó a E-Bus. Para 2010 nació el servicio personalizado Top Driver, que ofrece viajes en autos y camionetas de primer nivel.

En 2011, bajo una estrategia de diversificación, lanzó la marca Dliver Logistics, servicios de carga especializada y logística para clientes trasnacionales, operadores logísticos e importantes productores mexicanos. Ese mismo año, Estrella Roja se sumó a los servicios de transporte urbano de la ciudad de Puebla en la ruta Bicentenario y el Sistema de Transporte Universitario (STU) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

En 2013, se incorporaron a la flota los autobuses Scania Irizar i6 para el servicio Directo. Un año después, Estrella Roja invierte en la última tecnología disponible para crear el Centro de Control y Monitoreo (CMM) y dar seguimiento a sus unidades vía GPS las 24 horas.

Ya en 2015 y bajo la premisa de que “la movilidad es nuestra razón de ser”, festejó su 70 aniversario renovando la flotilla de Primera Clase con autobuses Scania Neobus. Para el siguiente año, la renovación alcanzó a toda la flotilla del servicio Aeropuerto, que recibió unidades Scania Irizar i8, bajo una nueva, elegante e imponente cromática. (Rafael Cervantes Flores)

El servicio de Primera Clase ofrece corridas frecuentes entre México y Puebla.

Comentarios

También te puede interesar esto