Países europeos adoptarán pruebas de partículas finas para vehículos a diesel

8 Jun 2021 Autotransporte

Tras ser un tema de discusión durante algún tiempo debido a los resultados decepcionantes en la reducción de la contaminación por partículas finas pese a los estrictos límites de emisión y la introducción del filtro de partículas (APF) y después de más de tres años de pruebas, los primeros cuatro países europeos han decidido adoptar la prueba de emisión de partículas finas. Se trata de los Países Bajos, Bélgica, Alemania y Suiza, donde, entre finales de 2022 y principios de 2023, estas pruebas serán obligatorias para los vehículos diesel sujetos a inspección MOT.

Desde un punto de vista técnico, las pruebas de opacidad actuales están resultando inadecuadas para evaluar las emisiones de los últimos vehículos diesel. Varios estudios, incluido el desarrollado por la Goca belga, muestran que el 80% de la contaminación es producida por solo el 20% de los vehículos diesel en la carretera, pero de este 20% solo el 0.05% logra pasar la prueba de emisiones. 

Tras la adopción masiva del FAP, las emisiones están en promedio muy por debajo de los límites y esto se debe a que actualmente, la tecnología de los opacímetros utilizada no permite medir las emisiones de material particulado fino, es decir, por debajo de 100 nm; la conclusión es que las pruebas de opacidad adecuadas para vehículos diesel más antiguos tienen poca o ninguna utilidad para los motores diesel modernos, es decir, después de Euro 4. 

La introducción de vehículos menos contaminantes equipados con FAP tenía sentido en términos de reducción significativa, al menos en papel, de las emisiones de partículas finas. Sin embargo, este no fue el caso: como muestra el muestreo de aire en toda Europa, los niveles de contaminación por partículas finas no han disminuido en la cantidad deseada. La causa parece ser un mantenimiento deficiente o inadecuado; esta es, más o menos, la conclusión común de una serie de estudios llevados a cabo en varios países, que muestran que, a menudo, los vehículos con motor diesel no reciben el mantenimiento adecuado y en algunos casos se eliminan los filtros FAP. 

En este punto, las autoridades competentes, luego de un alboroto de prohibiciones de conducir impuestas en áreas densamente pobladas, se vieron obligadas a tomar medidas. Hace unos años se creó un grupo de trabajo, llamado N-Pti en Suiza, con el objetivo de identificar y definir un método de prueba adecuado para las emisiones de partículas finas durante las pruebas MOT. Al grupo N-Pti, inicialmente formado por representantes de varios países europeos, se unieron más tarde representantes de fabricantes de equipos y completó el trabajo cuando, en 2020, se establecieron los límites de emisión bajo prueba y se aprobaron los primeros dispositivos de prueba. Por tanto, hasta la fecha, a pesar de la ausencia de una norma europea armonizada, existe un enfoque común al que los países mencionados anteriormente se han adherido y están a punto de poner en vigor. 

La Comisión Europea por su parte, siguiendo la iniciativa de algunos Estados miembros, ha iniciado el proceso de definición de una posible norma o recomendación, encomendando al JRL (Laboratorio Conjunto de Investigación) la elaboración de un anteproyecto de tal medida.

Otros países, como España, Suecia y Finlandia, también están considerando la adopción de la prueba de partículas, mientras que, en Italia, hasta la fecha no se menciona. Sin embargo, la contaminación en este país no es mejor que en otros lugares: las restricciones de tráfico, especialmente para los vehículos diesel, están resultando inconvenientes tanto para los conductores como para las empresas de transporte cuando la situación de la contaminación podría mejorarse simplemente siguiendo las instrucciones. (Redacción Autotransporte)

Entre finales de 2022 y principios de 2023, estas pruebas serán obligatorias para los vehículos diesel.

Comentarios

También te puede interesar esto